miércoles, 20 de enero de 2010

Filosofía y Solidaridad

La era tecnológica esta configurando al “hombre masa”, se trata de una masificación de los hombres de las grandes ciudades que los atomiza y los aísla, los hace cada vez mas individualistas porque se sienten solitarios para sobrevivir, tienen que luchar por su identidad y su supervivencia aun a costa de otros. Por todo esto, nuestra mirada se vuelve hacia el estudio del hombre, el hombre en autenticidad humana que básicamente es relación yo-tú. Esta construcción es la que lleva necesariamente al nosotros que tanto importa para una actitud de solidaridad.
La conducta del hombre ha estado presente siempre en la historia del pensamiento y de las ideas. La filosofía como ciencia fundante de otras muchas disciplinas ha puesto la piedra angular para la elaboración de teorías y modelos de otras ciencias. La filosofía como actividad connatural al hombre, en cuanto que se hace preguntas por su existencia, reflexiona, ha supuesto la base para la elaboración de nuevas dimensiones en la construcción del pensamiento. En definitiva lo que el hombre es, lo que hace depende de su autointerpretación y tiene consecuencias a muy distintos niveles.
La solidaridad se concibe como una praxis permanente, como un proceso de crecimiento “en referencia a…”. El hombre no se construye en solitario sino en solidaridad.

La solidaridad en Rousseau: El contrato social
A Rousseau se le considera como el inspirador del humanismo moderno. Es un hombre de la Ilustración pero con distancia critica de ella. Se ha resaltado siempre su obra Emilio, de índole más pedagógica, pero para el tema que nos ocupa interesa resaltar otra, El contrato social. Su formula del pacto social seria la formula de la solidaridad. “Cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general y nosotros recibimos además a cada miembro como parte indivisible del todo”. Así se constituye la sociedad civil.

Es cierto que Inmanuel Kant (1724-1804) se ha inmortalizado por sus aportaciones filosóficas y que sus ideas siguen siendo fuente de iluminación y de critica en la actualidad, pero no debemos descuidar esa faceta desarrollada también por el, que es la de la moralidad. Desde esta clave es donde Kant hoy aporta algo al tema de la solidaridad. Estaría en la línea de Rousseau con la propuesta de la “voluntad general” incluyendo más aspectos. Kant busca el fondo solidario que todo hombre lleva dentro de si, pero también reconoce en el hombre un principio de mal (egoísmo) por lo que actúa en ocasiones en contra de lo que siente, esto es lo que crea conciencia de culpa y es motivo de lucha en el fondo del corazón humano.

La visión de Sigmund Freud se podría calificar como pesimista o una visión negativa de la solidaridad. Presenta a un hombre en lucha consigo mismo y con el mundo, bloqueado por ansiedades y acosado constantemente por deseos reprobables que emergen de lo desconocido (Cervera, 1982).

Fromm cree que el individuo puede desarrollarse positivamente pero para esto ha de producirse un cambio en la sociedad y en la actitud de las personas. La obra que presenta una visión mas positiva del hombre capaz de la solidaridad es El arte de amar. Parte del supuesto de que el amor es un arte que requiere conocimiento y esfuerzo, es algo que todos llevamos dentro pero que no se desarrolla por la ascética sino como se trabaja un “arte”.

Por ultimo citar al filosofo Mounier. Algunos autores han definido su filosofía como la filosofía del hombre. Sin embargo el niega tal filosofía. Su metodología filosófica no esta dominada por el ser. Para él el ser, no es, los existentes son. Considera al hombre como un todo, como una unidad inseparable. Como consecuencia, concibe también la humanidad como un todo solidario.

2 comentarios:

  1. la solidaridad no implica una relación de jerarquía? no me coloca "por encima de" ?

    ResponderEliminar